miércoles, 15 de septiembre de 2010

ORACION DE LA ENFERMERA

Dios omnipotente,
Sanador Divino de todos los hombres,
dame fuerza y valor en mi profesión.
Concede a mi corazón compasión y cariño.
Concede a mis manos habilidad y ternura.
Concede a mi cuidar conocimiento y sabiduría.
Sobre todo, Dios mío, 
ayúdame siempre a recordar el verdadero propósito de mi vocación:
el servicio generoso y la dedicación a los débiles
 y a quienes desesperan, en su cuerpo y en su espíritu. Amén.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada